Noticias Caracas
FB.getLoginStatus(function(response) { statusChangeCallback(response); });
Ciudad

Jardín Mis Bendiciones, huerto orgánico con turismo de proximidad

¿Te imaginas ver a Yaracuy en 600 metros cuadrados? Esto es lo que ocurre en “jardín mis bendiciones” un huerto orgánico familiar

En San Felipe, estado Yaracuy, se encuentra “Jardín Mis Bendiciones” @jardinmisbendiciones, un pequeño y colorido espacio lleno de detalles y adornos, el espacio pequeño no es limitación para asegurar que es la representación de Yaracuy, el pulmón vegetal de Venezuela, ya que está compuesto por cien plantas, entre: frutales, ornamentales, producción de alimentos y medicinales.

Por eso, decidí visitar este sitio mágico, pero sobre todo bendecido, donde me atendieron tres mujeres sonrientes y amables, que fueron las encargadas de realizarme una visita guiada de este emprendimiento yaracuyano.

Primero, me asombraron con un hermoso letrero, que adornado me daba la bienvenida, donde se evidenció lo detallistas y dedicadas que son al atender a las personas que visitan su Jardín, junto con una infusión deliciosa de: Jamaica, malojillo, poleo y limón, que me refrescaron para iniciar el recorrido.

Jardín Mis Bendiciones, huerto orgánico con turismo de proximidad

Anabel Arenas @anabelarenas21, periodista e integrante del Jardín, fue la encargada de realizarme la guiatura, primero me comentaba que: “El Jardín Agro turístico Mis Bendiciones, está ubicado en la capital del estado Yaracuy, es un Jardín Huerto orgánico familiar, donde trabajan siete personas, todas profesionales en el área, y le explicamos a las personas no solo del turismo, sino también del agro”.

Con Arenas hice un recorrido, que está compuesto por diferentes paradas, cada una de ellas, dedicada a un tema específico.

La primera parada es sobre la caña de azúcar, y está dedicada a Yaracuy, en esta parada Arenas nos recuerda que: “Hace una década Yaracuy era el tercer productor de caña de azúcar a nivel nacional”.

En la segunda parada, observamos los semilleros, que: “Se trabajan de forma artesanal, es orgánico, no compramos semillas certificadas. Hacemos primero el semillero, una vez que la planta tenga el tamaño y grosor de un lápiz va al lugar definitivo, de acá procedemos a la siembra”.

Está compuesto por cien plantas, entre: frutales, ornamentales, producción de alimentos y medicinales

Cuando seguimos el recorrido, nos encontramos con un Chaguaramo enano, que es el árbol emblemático de Yaracuy, además de “la botellita de los deseos”, un atractivo turístico, donde las personas colocan en un papelito sus deseos, lo introducen en la botella, y gracias a la fe, se cumplen.  

Siguiendo el recorrido, nos encontramos con “El túnel de la Prosperidad”, el sitio preferido de los niños, que está compuesto de forma orgánica por veinte plantas de cambures, espinaca variedad mexicana y cuenta con la presencia de la orquídea nacional.

A continuación, nos recibió en el lombricultor, Diana Ojeda @dianaojeda34, Ingeniero en Agroalimentación, allí nos explicó que: “En la lombricultura, tenemos a la lombriz roja californiana, que nos va a ayudar a procesar el estiércol y a fertilizar las plantas.

Dicha lombriz puede medir hasta diez centímetros en su fase adulta, y cuando ya alcanza su maduración, coloca un huevito cada veintiún días, y de cada huevito de tres milímetros, nos salen veintiún lombrices. Eso quiere decir, que se reproducen rápidamente y en un año, podemos tener un lombricultivo poblado”.

Ojeda, también nos contó que la lombricultura es muy importante, ya que: “Se dejan de utilizar químicos, y se utiliza algo natural para las plantas, que le aportan: Nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, entre otros… Esto ayuda a mantenerlas verdes, florecer y tener frutos de calidad”.

Además, resaltó que no es necesario tener un espacio gigante para reproducir las lombrices: “Hasta en un pequeño cajón se pueden reproducir, siempre y cuando las cuidemos: Son sensibles a la luz, deben estar bajo la sombra, requieren de agua porque deben estar húmedas, se alimenta con desperdicios de la cocina y hay que cuidarlas de los pájaros y las hormigas”.

Sin duda, esta experiencia de la lombricultura, es de aprendizaje rápido, pero se necesita de amor y constancia, los mismos valores que se colocan en práctica en “Jardín Mis Bendiciones”.  

Seguimos el transcurso y nos encontramos con un vivero vertical, donde se pueden trabajar con plantas de raíces cortas y algunas ornamentales, en este caso estaba compuesta de: Piña, uva, pimentón, ají y setenta y tres plantas de maní.

Le explicamos a las personas no solo del turismo, sino también del agro

También se encuentra los espacios de hortalizas, donde abundan: La berenjena morada, pimentón, cebollín, ají, vainitas, pepinillo, pepino y tomate. Para que todo esto florezca: “Tenemos en el Jardín un ala de sombra y otra de sol, porque los cultivos necesitan sol y agua, y algunas sombras”, así lo afirmó Arenas.

También hay una farmacia natural, compuesta de más de treinta y seis plantas medicinales, entre las presentes están: El cogollo de mango, el vástago de cambur, el quinchoncho, el orégano menudito, anís, menta, poleo, chaya, mapurite, anamús, entre otros. Anabel resaltó que: “Igual que el fármaco, las plantas tienen su cantidad y proceso, y no podemos abusar de ellas”.

Más adelante, me encontré  con Ceilan Rocío @rocih33, Ingeniero de Alimentos, que nos contó sobre el vino blanco realizado en el Jardín: “Aquí realizamos un vino blanco artesanal, orgánico y dulce, proveniente de las uvas del jardín.

En el proceso, se cosechan las uvas, se mantienen la higiene del producto, se elabora con fermentación natural donde se utilizan el azúcar de las uvas, y se transforman en alcohol, en un proceso cerrado en ausencia de oxígeno”. Este vino, como los demás productos del Jardín son orgánicos y no tienen productos químicos.

Los productos de “Jardín Mis Bendiciones” son orgánicos y no tienen productos químicos

Al finalizar este recorrido lleno de letreros con frases y poesía, me di cuenta que el “Jardín Mis Bendiciones” es el sitio ideal para experimentar y aprender con amor, pasión y cariño, cómo se cosecha, se siembra y se trabajan las plantas.

Además, de ver los valores en cada uno de sus espacios, ya que utilizan elementos que ya no funcionan, para decorar y adornar el Jardín, y así no contaminar al medio ambiente. Me fui feliz con un ramo de flores que hice junto a Anabel, renovada por sentir este pequeño pulmón vegetal, y asombrada al ver cómo en un espacio pequeño, todo florece gracias al amor, cariño y dedicación de las personas que lo atienden.

Que están dispuestas a recibir, a quienes lo visiten con previa cita, para atenderlos de forma particular y exclusiva, y ofrecerles el paquete que deseen, ya sea de guiatura, o guiatura con talleres de: Extracción y selección de semilla, lombricultura, huerto orgánico, tala y poda, y variedad de servicios para que vivas en Yaracuy una experiencia única, de experimentar en este bendecido huerto orgánico  familiar, turismo de proximidad.

@jardinmisbendiciones @anabelarenas21@rocih33 @dianaojeda34

Nota de Prensa: María Marina Mulder / @mariamarinamm

Te puede interesar!

you're currently offline

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com