Noticias Caracas
+18

Jamás creas estos 4 mitos sobre la virginidad

El sexo forma parte de nuestra vida, tanto de manera personal como dentro de una relación de pareja, y uno de los momentos más destacables dentro de nuestra sexualidad es la pérdida de la virginidad.

Antes de experimentar esa primera vez que tenemos sexo con otra persona, lo más normal es que tengamos un gran número de dudas y solemos guiarnos por aquello que nos cuentan amigos o familiares que ya han pasado por ello.

Los nervios y el desconocimiento, tanto de nuestro propio cuerpo como el de nuestra pareja o la persona con la que vamos a acostarnos por primera vez, pueden provocar que nos creamos ciertos mitos y afirmaciones falsas que se repiten continuamente. Es importante desmitificarlas para poder disfrutar y afrontar de una manera más relajada nuestra primera vez. 

La primera vez tiene que ser perfecta y maravillosa

Una gran mayoría de personas que aun no han vivido esta experiencia tienen una tendencia a idealizar esa primera vez. Pensamos que tiene que ser maravillosa e increíble, con pétalos, velas y el amor de nuestra vida esperándonos. Sin embargo, es recomendable no generar unas expectativas tan alta, dado que puede que después de vivirla, sientas una enorme frustración.

Al momento de afrontar esta experiencia lo ideal es que lo hagas con una persona a la que quieras, con la que te sientas cómoda y que te respete, no pasa nada si no es el amor de tu vida (aunque lo más probable es que en ese momento sea lo que pienses).

El hombre tiene que saber lo que hay que hacer

Las mujeres siempre suelen creer que el hombre siempre tiene que saber lo que hay que hacer en el momento de mantener relaciones sexuales, como si el hombre naciera con un conocimiento de manera innata, y supiera cómo disfrutar de esta experiencia al máximo y ayudar a su pareja a que lo haga también.

Esto solo consigue sumar al miedo y las dudas de la primera vez una presión añadida junto con unas expectativas que no son reales.

Recuerda, realmente nadie nace aprendido, todo tiene que practicarse para hacerse bien y mejorar. Ni los hombres ni las mujeres nacemos con un conocimiento innato sobre nuestro cuerpo y la sexualidad, dado que es algo que adquirimos a lo largo de nuestra vida junto con nuestras experiencias.

La primera vez duele

Uno de los mitos sobre la virginidad más comunes es que se produce dolor, sobre todo en el caso de la mujer. Esto genera que nuestra incertidumbre y nuestros miedos sobre el acto se incrementen, provocando que, efectivamente, se puedan producir molestias.

Te lo explicamos. Es cierto que es posible que la primera vez duela en el momento de la penetración por falta de una lubricación adecuada (normalmente provocada por los miedos y el estrés del momento), ya que la zona estará más seca de lo normal, lo que genera ligeras irritaciones. Te recomendamos que para no sufrir estas molestias, tanto durante las relaciones sexuales como después de mantenerlas, utilices un lubricante. Ten cuidado a la hora de elegirlo, tiene que ser compatible con los preservativos, ya que existen algunos lubricantes que pueden dañarlos y provocar que no sean efectivos.

La primera vez se rompe el himen

Otro de los grandes mitos y que más han perdurado sobre la virginidad que seguro que has oído está relacionado con el himen. El himen es una membrana que está presente en la entrada de la vagina de la mujer. En muchas ocasiones se afirma que al mantener relaciones sexuales por primera vez esta membrana se rompe, generando todavía más dolor en la mujer y una gran cantidad de sangre.

Es cierto que existe esta membrana, pero ¡no tiene por qué romperse en ese momento!. Lo más común es que el himen ya se haya roto previamente y puede ocurrir cuando, por ejemplo, te colocas un tampón por primera vez, o mientras realizas ciertas actividades como montar en bicicleta o a caballo.

También es posible que solo se rompa parcialmente o se desplace. Pero es importante que sepas que su rotura no tiene por qué generarte dolor ni in sangrado.

Te puede interesar!