Noticias Caracas
Ciudad

Entre café y flores, una experiencia en Cocorote

Yaracuy estado verde, un territorio donde abundan los paisajes más exuberantes de Venezuela, donde reina la naturaleza

Dentro de Yaracuy, se encuentra la “Hacienda Carricillal” @haciendacaricillal, un sitio donde abundan variedades de café, flores exóticas, pinos caribe, nueces de macadamia, plantas y árboles propios de la zona montañosa, además, se puede conocer y practicar el deporte extremo del canyoning, de la mano de expertos calificados.

Por eso, me atreví a emprender un viaje rumbo a Yaracuy, para conocer esta hacienda familiar y experimentar por primera vez en mi vida, el deporte extremo del canyoning.

Fue así, como en la entrada de San Felipe, la capital del estado Yaracuy, me esperaba Argenis Torres, Dueño de la “Hacienda Carricillal”, que con una atención agradable y hospitalaria, nos trasladó a su hacienda ubicada a 8Km del Ambulatorio de Cocorote, en el camino, hicimos una parada, donde pude conocer a “La Plaza Bolívar” y la “Iglesia San Gerónimo” de Cocorote, estado Yaracuy. 

Yaracuy es un estado verde, donde reina la naturaleza

A bordo de un vehículo 4×4 transcurrieron los 8Km, un trayecto maravilloso, donde la vista se inunda de árboles enormes que bordean la carretera, cargados del aire puro y fresco que exhalan las montañas vírgenes.

Al llegar a la “Hacienda Carricillal”, varios letreros coloridos te dan la bienvenida, junto a la fragancia de la montaña  y al canto del pájaro conoto, al ver tanta naturaleza, Torres nos explicó que “La Hacienda Carricillal está a 1200 metros sobre el nivel del mar, aquí las personas pueden conocer el proceso y el cultivo del café, además de degustar una taza de café yaracuyano, también podrán conocer sobre el canyoning, y practicar esta disciplina extrema pero segura, donde podrán tener un contacto pleno con la naturaleza, gracias a los pinos, bosques húmedos, cascadas y quebradas que nos rodean”.

“Hacienda Carricillal” un sitio donde abundan variedades de café y flores exóticas

En el sitio, te reciben con un café hecho a leña, además de una exquisita comida criolla realizada por María, una amable señora que habita en la Hacienda para atender a los visitantes.

Emocionados, conocimos la cascada más cercana, que se encontraba a 300 metros, bautizada en el sitio como “Cascada Alegría”, allí Argenis Torres nos explicó que “En el cerro Carricillal, abunda la planta carricillo, que es una especie de bambú que conserva el cauce de los ríos y necesita humedad, además esta planta se utiliza en Guama para hacer cestería”, gracias a esta planta, es que la hacienda lleva por nombre “Carricillal”.

En la tarde, el sitio estaba impregnado del olor a café, y aprovechando la ocasión, tomé varias tazas de este exquisito café yaracuyano hecho a leña, que me dieron la motivación para hacer y aprender todo el proceso para realizar un café.

Café, pinos caribe, nueces de macadamia, plantas y árboles propios de la zona montañosa, se aprecian en esta Hacienda

Primero cosechamos la planta de café, Argenis me explicaba que debía realizarse “Grano a grano, seleccionando el grano maduro, que son aquellos que están rojo y vinotinto”, cabe destacar que me coloqué en la cadera una cesta, que le caben 14 kilos de granos de café.   

Luego, viene el proceso de secado, donde “se coloca a secar bajo el sol tres o cuatro días de acuerdo a las condiciones ambientales, y está listo cuando está deshidratado, cambia de color y se arruga como una pasa”, en este segundo paso, hay que evitar que se moje, en caso de que llueva, hay que  amontonar y tapar el café con un plástico.

A continuación, realizamos un trillado artesanal, donde se le quita la concha con un molino de forma artesanal,  “se tritura el café y se le quita la concha, luego hay que soplarlo para que se quite la concha y el pergamino, debe quedar sin concha para luego tostarlo” aseguró Torres.  

En Yaracuy podrán tener un contacto pleno con la naturaleza, gracias a los pinos, bosques húmedos, cascadas y quebradas

Luego, procedimos a tostar en un fogón hasta que quede en su punto para molerlo, estando conscientes de que “hay diferentes grados de tueste, hay que procurar dejarlo en término medio, ni tan tostado, ni crudo, ni amargo, ni insípido, sino en su punto”. Para finalizar,  se empieza a moler, y ya está listo para deleitarnos con una taza de café.

Para terminar,  conocimos el “Bosque de los Sueños”, un sitio repleto de pinos Caribe, e ideal para realiza caminatas y pernoctar en carpa, si así lo desean las personas, en esta oportunidad, decidí vivir la experiencia completa y dormir en carpa, donde pude observar por las noches, todo el Valle de Yaracuy lleno de luces, aunado del cielo más estrellado que he visto en mi vida, sin duda alguna, un espectáculo de la creación de Dios, visto desde la montaña de la Hacienda Carricillal.

Mi experiencia en la montaña, en cocorote

Este primer día en la “Hacienda Carricillal”, estuvo cargado de varias tazas de café, comida criolla con sabor a leña, una vista espectacular al Valle de Yaracuy, olor de flores exóticas, nueces de macadamias y ardillas que transitan de un lado a otro para comerlas, y recorridos donde sientes una conexión celestial con la naturaleza.

Con la compañía de la gata “Tonina” que te da la bienvenida, y la guía de Argenis Torres, que con su sabiduría y amabilidad, busca que vivas una experiencia turística en La Hacienda Carricillal, ubicada en Cocorote, estado Yaracuy.

Nota de Prensa: María Marina Mulder / @mariamarinamm

Te puede interesar!

you're currently offline