Noticias Caracas
Ciudad

El amarillo del Araguaney tiñe las calles de Caracas… Dilibeth Mundo

Cuando el sol ilumina la planicie el espectáculo de una explanada amarilla deslumbra la vista. Es el florecimiento de este hermoso Árbol

Es temprano, voy a pie, es el amanecer desde la fachada de un edificio cercano a mi residencia, a golpe de un nuevo día soleado me sorprende una alfombra amarilla de los más puros pétalos del imponente y sublime Araguaney.  Cuando el sol ilumina la planicie el espectáculo de una explanada amarilla deslumbra la vista. Es el florecimiento del Árbol declarado Patrimonio Nacional.

Rómulo Gallegos, cuando fue presidente de Venezuela, decretó al Araguaney como Árbol Nacional, era el 29 de mayo de 1948 y el insigne maestro identificaba el intenso color amarillo de las flores del árbol como la señal de la llegada de la primavera a todos los territorios de las sabanas y llanos venezolanos, para ello usó la frase “La primavera de oro de los Araguaneyes”. Junto a la orquídea y el turpial , el Araguaney completa el trío de los símbolos nacionales naturales de la patria.

El árbol nacional de Venezuela se conoce entre los botánicos como Tebehuia Chrisantha, la última es una palabra derivada de griego y que significa “flor de oro” Los Caribes que poblaban el norte de territorio que hoy es Venezuela le llamaban Aravenei. Se le conoce también como guayacán, guayacán amarillo y flor amarillo.

Sus flores son Campanuladas, es decir, tienen forma de campana. Son de gran tamaño y aparecen en grupos de inflorescencias, que al deshojarse caen como alfombras que adornan el suelo alrededor del árbol. Su hábitat son las zonas cálidas, con temperaturas medias entre 18 y 23 grados centígrados y se encuentra desde el nivel del mar hasta los 1.700 metros de altura. Por estas razones se distribuye por casi todo el territorio nacional. También se le encuentra desde México y a través de América Central hasta Colombia.

El araguaney y sus hermosas flores en forma de campana

El Árbol alcanza hasta 5 metros o más de altura. Su tronco puede llegar a tener un diámetro de hasta 60 centímetros. Es caducifolio, lo que significa que pierde sus hojas durante la estación seca. Su madera, muy resistente, es utilizada en la fabricación de muebles, pisos de uso industrial, durmientes para trenes y artesanías finas.

Este hermoso árbol florece entre los meses febrero y abril, al llegar las incipientes lluvias durante el verano. Cuando florece un Araguaney, hay que admirar su belleza lo antes posible, pues ese esplendor dura muy poco. Las flores caen al segundo o tercer día. No es muy usual que vuelvan a florecer antes de la llegada del invierno. Así que el espectáculo de la “flor de oro” solo se da una vez al año y por un fugaz espacio de tiempo.

Hoy y todos los días recordemos a nuestros símbolos nacionales naturales, el Araguaney, la Orquídea y el Turpial, que nos recuerdan el hermoso país que tenemos y que debemos preservar para futuras generaciones.

Iba caminando y me topé un Araguaney

Yo tengo la fortuna de caminar y admirar muy de cerquita esta bendición de la naturaleza. 

Vea en el siguiente reportaje, el origen y espectacular panorama de las calles de Caracas, teñidas por el amarillo de nuestro patrimonio natural…

¡Hasta un próximo paseo en Dilibeth Mundo!

Nota de Prensa: Dilibeth Torres / @dilibethtorres / @dilibethmundo

Te puede interesar!

you're currently offline