Noticias Caracas
Mascotas

Cómo bajar la fiebre de mi gato

Entre los síntomas más comunes de la fiebre en felinos se encuentran la apatía, sequedad de la nariz y un comportamiento inquieto, nervioso

La fiebre en gatos es igual de común que en los perros, aunque nos cueste más identificarla. Los felinos al ser animales mucho más independientes y autosuficientes que sus compañeros caninos, resulta más complicado para los dueños percatarse de que están enfermos. Por ello, es imprescindible prestar atención al comportamiento de nuestro gato a diario y proporcionarle todos los cuidados que necesita.

Cómo bajar la fiebre de mi gato

Entre los síntomas más comunes de la fiebre en felinos se encuentran la apatía, sequedad de la nariz y un comportamiento inquieto, nervioso. ¿Tiene la temperatura demasiado alta? Sigue leyendo este artículo y descubre cómo bajar la fiebre de tu gato.

Pasos a seguir:

1: La temperatura normal de un gato adulto oscila entre los 38 y 39ºC, mientras que la de los cachorros se encuentra en los 39,5ºC. Si al tomar la temperatura de tu felino supera estas cifras, podemos considerar que tiene fiebre. Lo más recomendable es que lleves a tu gato a un veterinario cuanto antes para que lo examine y descubra la causa de la fiebre, puesto que en muchas ocasiones aparece como síntoma de alguna enfermedad.

2: En el caso de que la alta temperatura de tu felino no se deba a una patología grave, sino a un resfriado común u otro motivo leve, puedes recurrir al uso de tratamientos caseros para reducirla, siempre con el consentimiento del veterinario. Lo primero que debes hacer es asegurar que tu gato bebe toda la cantidad de agua que su cuerpo necesita para mantenerlo bien hidratado. Los felinos son animales poco bebedores, por lo que deberás prestar especial atención a este detalle y proporcionarle tu el líquido con la ayuda de una jeringuilla si no quiere beber. Es muy importante que el agua sea fresca.

3: El espacio donde se encuentre tu gato es muy importante para conseguir que la fiebre baje y recupere su temperatura normal. Lo ideal es que lo acomodes en un lugar de tu casa cálido y seco, es decir, libre de humedades, alejado del frío, el exceso de calor y los cambios bruscos de temperatura. Es muy importante que el felino se encuentre lo más cómodo posible, relajado y tranquilo para favorecer el proceso de recuperación.

4: Para regular la temperatura de su cuerpo, deberás colocar compresas húmedas en su frente y dejarlas durante unos minutos. Las compresas o toallas deben estar humedecidas en agua fría, sino no surgirán efecto. Luego, retíralas, puedes hacer este proceso dos veces al día. Además de la frente, puedes humedecer sus patas, zona del abdomen e ingles para un mejor resultado. Eso sí, recuerda que tras aplicar las compresas debes secar bien las partes húmedas.

5: La alimentación también juega un papel muy importante en su recuperación y bajada de la fiebre, puesto que una dieta inadecuada puede agravar su estado e incluso ser la causante. Para seleccionar la mejor comida deberás prestar atención a los ingredientes, peso de tu felino, raza y edad. Consulta nuestro artículo sobre cómo elegir la comida de mi gato y verifica si le estás proporcionando o no la más adecuada.

6: Durante el tiempo que tu gato esté con fiebre intenta no bañarlo, a no ser que el veterinario te indique lo contrario, para evitar que la situación empeore. Si pasadas las 48 horas desde que la toma de la temperatura y puesta en práctica de estos remedios la fiebre no cesa, deberás llevar a tu gato al veterinario para que lo examine, recuerda que puede ser síntoma de alguna enfermedad y por ello no aminora.

Te puede interesar!